Inauguran segundo invernadero de producción de planta sana de cítricos en Honduras

Un invernadero con capacidad para producir al menos 60,000 plantas sanas de cítricos por año fue inaugurado el 19 de mayo de 2016, en las instalaciones del Centro Universitario Regional del Litoral Atlántico (CURLA), de La Ceiba, Honduras. Este es el segundo invernadero que se edifica en el país en el marco del proyecto HLB, ejecutado por el OIRSA y el Fondo Internacional para la Cooperación y el Desarrollo de Taiwán (ICDF por sus siglas en inglés).

El acto de inauguración fue presidido por el director general interino del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria (SENASA), Ricardo Paz; el cónsul de la República de China (Taiwán), Marcos Chan; el director regional de Sanidad Vegetal del OIRSA, Carlos Urías; la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos; y el representante del OIRSA en Honduras, Moisés Molina.  

El novedoso invernadero de producción de plantas sanas de cítricos cuenta con un galera, un sistema de riego atomizado y personal técnico altamente calificado. El material será de alta productividad y libre de enfermedades. Las plantas que se produzcan sustituirán a otras en plantaciones comerciales que son eliminadas por el HLB.

La enfermedad Huanglongbing (HLB) es una de las más devastadora en el mundo, porque no tiene cura y no existen plantas resistentes o tolerantes a la bacteria. El HLB se detectó en Honduras desde el año 2009 y es una amenaza para la industria citrícola nacional, que representa un área cultivada de 18,000 hectáreas y miles de fuentes de empleo. 

Como parte del proyecto HLB, en Honduras se ha capacitado a más de 1,500 citricultores y viveristas, proyectando capacitar a un total de 3,000 personas para 2017. Asimismo, con el proyecto se han fortalecido las técnicas de detección y diagnóstico del patógeno (HLB), dotando con más de 10,000 pruebas rápidas del Kit Yodo-Almidón a los citricultores. Al mismo tiempo, se ha mejorado el equipo, infraestructura y capacidades del laboratorio oficial del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria (SENASA) para el diagnóstico de la enfermedad.

El principal objetivo del proyecto es el control del HLB con la transferencia de tecnología y  proveyendo las herramientas necesarias a citricultores y viveristas. Esto para obtener los rendimientos acordes a la demanda de alimentos que existe a nivel regional y mundial. A la fecha se han establecido 18 parcelas demostrativas, donde continuamente se realizan jornadas de campo, para manejar el HLB y elevar los rendimientos de ocho a veinte toneladas de fruta fresca por hectárea. 

El OIRSA, a través de la Dirección Regional de Sanidad Vegetal, apoya los esfuerzos de los ministerios y secretarías de Agricultura y Ganadería de los Estados miembros para lograr el desarrollo de sus planes de sanidad vegetal, y para ello, sus políticas son brindar apoyo técnico y financiero a las Organizaciones Nacionales de Protección Fitosanitaria (ONPF), la participación activa y cooperativa para combatir las plagas que amenazan la agricultura regional, entre otros.