Se efectúa 64a reunión extraordinaria del CIRSA en Antigua Guatemala

El OIRSA presentó su Plan de Trabajo 2018-2022 que busca fortalecer el trabajo desarrollado. El incremento del comercio con países como China puede afectar la bioseguridad del patrimonio agropecuario de la región, por lo que los países requieren la modernización de sus sistemas cuarentenarios, de vigilancia, diagnóstico y control de plagas y enfermedades.

Viernes, 26 de enero de 2018. Los ministros y secretarios de Agricultura y Ganadería o sus delegados de nueve países –México, Centroamérica y República Dominicana– participaron en la 64ª reunión extraordinaria del Comité Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (CIRSA), órgano rector del OIRSA, que se desarrolla el 26 de enero del 2018 en Antigua Guatemala.

Durante la actividad –en la que Guatemala fungió en la Presidencia del Comité– se presentó el Plan de Trabajo 2018-2022. Los problemas y desafíos agrosanitarios en la región son enormes, multicausales y relacionados con factores que los están exacerbando como la variabilidad y el cambio climático. Por ello, las acciones que los productores y las instituciones llevan a cabo para el control de plagas y enfermedades deben ser apoyados por mecanismos cada vez más fortalecidos entre gobiernos, el sector productivo y la cooperación.

En su Plan de Trabajo 2018-2022, el OIRSA contempla una estrategia de priorización y enfoque de los programas sanitarios y fitosanitarios de apoyo a los gobiernos para mejorar el impacto de los recursos en la mejora de la condición y estatus sanitario y fitosanitario. Un trabajo orientado a programas que vinculen más a los sectores productivos interesados con la parte gubernamental.

La normativa internacional para el comercio de productos es cada vez más rigurosa en el afán de los países de proteger su patrimonio agropecuario y la salud de sus habitantes. El rechazo de productos agropecuarios en los principales mercados de interés regional ha sido una de las principales preocupaciones del sector productivo. Para superar estas barreras, los Estados necesitan mayores esquemas de certificación y trazabilidad que garanticen la calidad del producto. La aplicación de medidas sanitarias y fitosanitarias con base científica, de las que es garante el OIRSA, requiere del desarrollo de análisis de riesgo de plagas y enfermedades.

En la reunión del CIRSA participaron: el director general de Inspección Sanitaria de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) de México, Armando López; el gerente general de la Autoridad de Sanidad Agrícola de Belize (BAHA), Emir Cruz; el ministro de Agricultura, Ganadería y Alimentación de Guatemala, Mario Méndez; el viceministro de Agricultura y Ganadería de El Salvador, Hugo Flores; el subsecretario de Ganadería, José Luis Osorio; el director ejecutivo del Instituto de Protección y Sanidad Agropecuaria de Nicaragua, Ricardo Somarriba; el director del Servicio Nacional de Salud Animal (SENASA), Bernardo Jaén; el viceministro de Desarrollo Agropecuario de Panamá, Esteban Girón; el director general de Ganadería de la República Dominicana, Bolívar Toribio; y el director ejecutivo del OIRSA, Efraín Medina Guerra.