Costa Rica: unidades caninas refuerzan protección fitosanitaria del país

El proyecto de formación de binomios caninos ha contado con apoyo del OIRSA y el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) de México. La función de los binomios es reducir el riesgo que plagas ingresen al país en el equipaje de viajeros.

Viernes, 31 de enero de 2020. El Aeropuerto Internacional Juan Santamaría es el primer punto de ingreso a la República de Costa Rica que cuenta con unidades caninas –en apoyo a las inspecciones no intrusivas– para reducir el riesgo fitozoosanitario por la introducción de plagas y enfermedades. Un proyecto que ha sido desarrollado por el Servicio Fitosanitario del Estado (SFE), con el acompañamiento del OIRSA.     

Las dos unidades caninas están conformadas por Débora Palacios Argueta y María Ester Corrales, quienes fueron capacitadas en el Centro Nacional de Adiestramiento y Desarrollo de la Unidad Canina (CENADUC) de México. Las dos funcionarias del SFE fueron instruidas como manejadoras junto a dos canes entrenados para realizar la labor de inspección.

Los perros detectan olores de frutas, semillas, cárnicos, derivados de la carne, lácteos, entre otros; que pueden ser vías para el transporte de plagas y enfermedades de origen vegetal y animal. Las capacidades de detección de mercancías de riesgo sanitario en equipaje y en carga es arriba del 95% de certeza. Toda esta labor es para reforzar la inspección no intrusiva (con escáneres) en el Aeropuerto Juan Santamaría.

“Desde el momento que fui seleccionada para este proyecto, recayó sobre mí un sentido de pertenencia, compromiso y responsabilidad de mayor magnitud. El compromiso por ser la primera barrera contra el ingreso de plagas y enfermedades fitosanitarias al país y la responsabilidad de hacer un trabajo de excelencia en pro del agricultor costarricense y por ende la economía del país”, afirmó la manejadora Débora Palacios.

El SFE ha desarrollado acciones para concientizar a los viajeros para que no traigan frutas, vegetales, semillas, hojas y demás productos y subproductos vegetales por el riesgo que esto significa para la producción agrícola. No obstante, según información oficial, continuamente se decomisan productos que son incinerados para evitar que una plaga cuarentenaria pueda ingresar y causar daños en el país.

En el 2018, y parte del 2019, el SFE reportó un promedio anual superior a los 10,000 kilogramos de productos vegetales decomisados en el Aeropuerto Juan Santamaría. A través de la formación de binomios caninos, los países miembros del OIRSA buscan fortalecer los procesos de inspección de productos agropecuarios que pueden representar un riesgo fitozoosanitario para la región.